El Heraldo de Puebla

Transformación Digital

¿Y qué pasa si mi estrategia falla?

Por Guillermo Cobos

En el artículo de la semana pasada se contrastó la idea de quién debería ser dueño de la estrategia de ir a la nube en las organizaciones. Se vio que era un error pensar que solo el departamento de IT debería ser el autor único de dicho proceso. El día de hoy veremos otro tema controversial. ¿y qué pasa si mi estrategia de ir a la nube falla rotundamente? ¿Sería necesario entonces una estrategia de salida?.En las próximas líneas veremos si es necesario o no, contar con una estrategia de salida.

Gartner en su artículo “Top 10 tips for Avoiding the Most Common Mistakes in Cloud Strategies” plantea que muchas organizaciones creen que no necesitan una estrategia de salida porque no contemplan regresar todo de la nube. Pero no solo eso, aquellos equipos que sí tienen la creencia de tener una estrategia de salida, tienden a enfocarse fundamentalmente en los contratos y dejan de lado aspectos importantes tales como la propiedad de la información y los costos de salida.

Es necesario identificar qué es una estrategia de salida. Y no es otra cosa que la consideración de que si algo falla, ¿qué hacemos?. No solamente en la región latinoamericana se mantiene una práctica de “echarle ganas” y se deja de lado la proyección de distintos escenarios futuros en los negocios. Dicha proyección es de gran valor cuando se incluye en los planes de desarrollo de las empresas.

Hablando de la implementación de la estrategia de ir a la nube, no es distinto. Se piensa que ya irán saliendo las cosas conforme se vayan presentando, y pocas veces se tiene una visualización ex ante. Y cuando de nube se trata, además de traerse de regreso la aplicación que ya está en operación en la nube, ¿qué otros factores están en juego en el regreso?. Es mejor tener una estrategia de salida, o estrategia de regreso y no usarla, que necesitarla y no tenerla. De hecho, el contar con una estrategia de salida es de gran utilidad para poder considerar aspectos fundamentalmente cruciales en la planeación y diseño de la estrategia de nube, que no habrían podido ser considerados de no existir una estrategia de salida.

Uno de los factores que han de ser considerados en la estrategia de salida, es la posibilidad de cambiar de proveedores, y no únicamente regresar las aplicaciones y los datos de regreso a nuestro centro de cómputo. De hecho, la legislación americana ya está incluyendo como obligatorio en sus estándares de cumplimento, el contar con un plan de salida de la nube.

Como algunas posibilidades que hay que contemplar en la estrategia de salida, es el escenario de mover solo parte de las aplicaciones o datos de un proveedor a otro distinto. No estoy diciendo que el contar con una estrategia de salida sea fácil, de hecho es todo lo contrario porque exige un rigor mental al que no necesariamente algunas personas están acostumbradas a tener. Digamos que estamos educados a solo pensar en que vamos a tener éxito en nuestros planes y no nos gusta considerar el escenario contrario.

No solamente hay que considerar el aspecto legal. También hay que considerar por ejemplo, la propiedad de la información en la nube, la protección y seguridad de la misma, el movimiento de la información a otra ubicación, los costos económicos, la arquitectura de ida y vuelta, revisar si el código puede soportar un regreso o no, la infraestructura de ida y vuelta de factores como la red, herramientas de administración, servicios de terceros, etc.

Y hasta ahora solamente estamos considerando elementos técnicos. Pero ¿qué pasa cuando hablamos de procesos de negocio que deben ser re-adecuados en un eventual regreso?. Estos también juegan un papel importante no solo en la estrategia de salida, sino en la definición inicial de la estrategia global.

Si bien en la estrategia global de irse a la nube, siempre se contempla una característica conocida como “elasticidad”, que permite incrementar las prestaciones, desempeños y capacidadesque hacen el irse a la nube extraordinariamente atractivo, también se vuelve necesario no perder de vista el decremento dichos factores en algún escenario de negocio que pudiera presentarse.

Otro aspecto es el económico. Es necesario incluir, tanto en la estrategia de salida, pero también de entrada, que los contratos de nube usualmente son fijos, por ejemplo, anuales. Pero también se puede acceder a precios más atractivos cuando se consideran contratos trianuales por ejemplo. Claramente hay que considerar las penalizaciones en caso de optar por dichos contratos de tiempo obligatorio que a la postre, se quieran revertir.

Aquí te lo platico en este video: https://youtu.be/_3hM5pCzOsk

Sígueme en mis siguientes artículos para más ideas estratégicas de transformación digital y comparte esta información a quienes les sea de utilidad.

Fuente: C-Suite: 7 Myths Standing Between You and the Hybrid Future of Work

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!