El Heraldo de Puebla

FERNANDO MANZANILLA PRIETO

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Ha sido complicado para muchos entender el papel jugado por Fernando Manzanilla Prieto en el servicio público y en las entrañas de la política.

Será ratificado como Secretario de Gobernación y creo que con justo merecimiento, a pesar de las dolencias de aquellos que lo han querido reventar.

Miguel Barbosa lo ha dicho con claridad y sin rodeos: “Es de mi absoluta confianza y ha sido pieza fundamental en el avance de la cuarta transformación”.

Hay que hacer un poco de historia:

La incredulidad de apoderó de los críticos por el rompimiento de Fernando con el morenovallismo. Muchos lo pusieron en duda, pero fue real y lo demostró donde tenía que demostrarlo de manera discreta y contundente, después de haber sido maltratado y marginado por Rafael Moreno Valle, quien prefirió darle todo su apoyo y confianza a su estrella del espionaje y las trampas, Eukid Castañón Herrera.

Inteligente y capaz, Manzanilla desechó para siempre a Rafael, a pesar de que en esos momentos el nieto del General ejercía el poder omnímodo y sabía que iba a ser perseguido, vilipendiado y, para colmo, supondrían sus detractores que el episodio era producto de una estrategia para infiltrar grupos no afines al entonces Gobernador y tenerlo informado.

Nada de los supuestos era verdad.

La única relación político-social que quedó de esa ruptura fue la unión con su esposa Gaby, a la que ha protegido y querido Fernando como hombre bien nacido y agradecido.

Él es Manzanilla Prieto, esos son sus apellidos por si sus enemigos no se han dado cuenta.

Dueño de su propia personalidad y talento, reacio a ser humillado por el mandatario de la ignominia, le reprochó haber enseñado una cara como candidato y otra como jefe del Ejecutivo, echando a la basura la democracia, los principios y valores, abusando de todos y manejando el dinero del erario de forma irresponsable.

Fernando Manzanilla no estuvo de acuerdo en la conducción de las riendas del Estado; no saltó del barco a punto de hundirse, lo abandonó justo cuando surcaba las aguas conquistando y avasallando lo que encontraba a su paso. Su horizonte era otro, lo comprendió y emprendió el camino sinuoso.

Su estadía en MORENA, su buena relación con el Gobernador electo Miguel Barbosa y con liderazgos del Movimiento de Regeneración Nacional, han generado envidias y suspicacias que han quedado al descubierto. No hay nada oculto; los enemigos están de frente, aunque también los hay embozados.

***

SIGNIFICATIVA FUE LA REUNIÓN  del Gobernador electo Miguel Barbosa Huerta y el Arzobispo de Puebla.

Trabajar coordinadamente y en colaboración fue el acuerdo amistoso, sin olvidar la laicidad y el papel que ambos hombres protagonizan en el entorno.

Doña Rosario, la esposa de Miguel, atestiguó.

Los demonios corrieron ante el encuentro.

La política y la fe tienen mucho en común, enmarcando factores como el trabajo, el esfuerzo, el talento, el respeto a la religión, a la creencia, a la justicia divina y la que aplican los hombres.

Esa misma política y fe hacen falta en el corazón de los hombres, mujeres y niños, pero también para gobernar un Estado.

[email protected]

www.diarioabcpuebla.com

 

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!