El Heraldo de Puebla

La pútrida realidad de Estados Unidos: el racismo no es noticia

Maia R. Becerra

A lo largo de la historia, Estados Unidos ha fungido como epicentro para movimientos sociales y agitación política; algo característico de una nación construida sobre el genocidio, el imperialismo, y la opresión. En las pasadas semanas, la aparente (y cuestionable) estabilidad y unidad nacional, se han visto debilitadas por las continuas protestas en a lo largo del país como respuesta al asesinato de George Floyd a manos del oficial de policía Derek Chauvin, tras un arresto injustificadamente violento el pasado 25 de Mayo. El movimiento Black Lives Matter, creado en 2013 a consecuencia del asesinato del adolescente Trayvon Martyn, ha logrado movilizar a millones de ciudadanos y simpatizantes en Estados Unidos y a nivel internacional, en una serie de protestas pacíficas en las que se exige justicia en el nombre de Floyd, así como de las múltiples víctimas de brutalidad policiaca o crímenes de odio alimentados por el racismo y la supremacía blanca (The Guardian, 2020). Las protestas pacíficas (organizadas por la sociedad civil americana) no buscan únicamente justicia, sino también denunciar la brutalidad policiaca y la prevalente violencia racial, así como traer luz a la relación innata que éstas tienen con sucesos como la segregación racial, y la esclavitud.

La brutalidad policiaca es una problemática que lentamente carcome a la sociedad estadounidense. El racismo, por el otro lado, es parte de la historia misma de la nación. El racismo sistémico prevalente en Estados Unidos no es algo nuevo. Tomando en cuenta los métodos empleados por la policía para clasificar si un ciudadano es “peligroso” o “sospechoso”, es evidente que el racial profiling (basar las sospechas en el aspecto físico o raza de la persona)es uno de los más comúnmente empleados. Este rasgo afecta en mayor gravedad a cualquier grupo racial o étnico que no es blanco, y simultáneamente viola la constitución (ACLU, n.d.). Ahora bien, es importante recalcar que a pesar de la abolición de la esclavitud en 1865, los efectos de ésta siguen presentes en la sociedad americana hoy en día. De esta manera, las vidas y la integridad de los ciudadanos que la abolición de la esclavitud buscaba proteger, se mantienen en un estado de vulnerabilidad y violenta opresión (Hunter, 2020). Como mencioné antes, la raíz de los prominentes comportamientos y presunciones racistas yace en los más de 240 años de esclavitud, y los 90 de segregación racial vividos en Estados Unidos: ya que el racial profiling nace directamente de la arraigada percepción de las minorías étnicas como peligrosas; y esta misma percepción, está directamente ligada con las Jim Crow Laws (un sistema de supremacía blanca), en otras palabras, una renovada versión de los Black Codes, queestablecían las normas y “regulaciones” que las personas negras debían seguir en Estados Unidos tras haber abolido la esclavitud. El principal punto detrás de estos estatutos (aunque estos no fuesen legítimos) era el “separados pero iguales” (“sepparate but equal”); una noción que esencialmente promovía la segregación, así como justificar el trato denigrante e inferior que se les daba a las personas negras por parte de todos los estadounidenses blancos (Hansan, 2011). Ahora bien, ¿qué relación tiene esto con el presente? El hecho de que el mismo sentimiento de segregación sigue estando presente en una gran parte de Estados Unidos. Sin embargo, esta “separación” o diferenciación es exhibida con mayor descaro por las fuerzas armadas, los cuerpos policiacos, y el sistema legislativo. El racismo sobre el que se construyó esta gran nación, ha estado presente hoy y siempre, y los efectos que tiene sobre la legitimidad del sistema judicial y legislativo son más que evidentes.

Indudablemente, estos eventos marcarán un periodo de agitación política y social, sin embargo, las protestas de Black Lives Matter de 2020 son parte de una larga línea de respuestas a los abusos por parte de los fuerzas armadas Americanas. Consecuentemente ¿en verdad se puede “reformar” un sistema que fue precisamente creado sobre ideales racistas? El hecho de que el inicio de los sistemas fuerzas armadas fueran grupos destinados a patrullar esclavos, aterrorizándolos y violentándolos sin motivo alguno, es motivo para pensar que las fuerzas policiacas no han cambiado ideológicamente hasta hoy. Tomando en consideración los orígenes de la fuerza policiaca y la ferviente pregunta sobre un sistema obsoleto desde la raíz, la posibilidad de “reforma” queda al aire. Por consiguiente ¿será posible reformar a un país entero? Desafortunadamente, el racismo en Estados Unidos va más allá de un odio personal. Es algo profundamente sembrado en la conciencia colectiva de una gran parte de los ciudadanos, por lo tanto, el “educar a racistas” parece nunca surtir efecto.

¿Por qué es tan importante reconocer el racismo sistémico que tiene sus raíces en la misma historia de Estados Unidos? Porque estos actos de brutalidad policiaca y crímenes de odio, ya no son noticia. La causa del impacto que estos tienen en la sociedad, es el grado de normalización al que se ha llegado cuando se habla de estos temas: no la crueldad con la que se cometen. Un crimen de odio más, no es novedad. El racismo, no es novedad. La violencia no es novedad. Y la opresión, se ha vuelto costumbre.

Bibliografía:

The Guardian, (2020). The Guardian view on Black Lives Matter worldwide: a common cause.

Recuperado de: https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/jun/07/the-guardian-view-on-black-lives-matter-worldwide-a-common-cause

Hunter, M. A. (2020) How does L.A.’s racial past resonate now? #BlackLivesMatter’s originator and 5 writers discuss. Los Angeles Times.

Recuperado de: https://www.latimes.com/entertainment-arts/books/story/2020-06-08/six-writers-on-l-a-and-black-lives-matter

ACLU (n.d.) Racial Profiling.

Recuperado de: https://www.aclu.org/issues/racial-justice/race-and-criminal-justice/racial-profiling

Hansan, J.E. (2011). Jim Crow laws and racial segregation. Social Welfare History Project. 

Recuperado de: http://socialwelfare.library.vcu.edu/eras/civil-war-reconstruction/jim-crow-laws-andracial-segregation/

maia.rbecerra@gmail.com

Lo más visto

Quizá te interese

Garantiza Esparza uso adecuado de los recursos BUAP

Tras el anuncio de denuncias de la Auditoría Superior del Estado, el rector de la BUAP se dijo dispuesto a solventar observaciones, siempre que no respondan a otro tipo de intereses particulares

Puebla, cuarto lugar en comercio al por menor

Puebla registró un repunte positivo en ingresos, valor de mercancías compradas y remuneraciones en el rubro de comercio al por menor

Trabajarán en Canadá 200 poblanos

En el proceso de reclutamiento se inscribieron 350 aspirantes, entre hombres y mujeres

Suspende CCE cena anual por COVID-19

El evento virtual se desarrollará el próximo jueves 3 de diciembre a las 8 de la noche y el donativo para participar será de mil 500 pesos

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: