El Heraldo de Puebla

Un papá luchón

Cada tercer domingo de junio es la fecha en la que México celebra el día del Padre y aunque debiera ser un festejo familiar los constantes cambios por el ritmo de vida lo están transformando para agasajar a «los papás luchones».

Las presiones del día a día la disolución de matrimonios provocando que en el país 796 mil hogares sean encabezados por un hombre, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Población (Conapo).

En estos hogares los que el padre es cabeza de familia alrededor de 259 mil papás son separados o divorciados, otros 42 mil de ellos fueron abandonados por sus parejas y 495 mil son viudos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México hay 993 mil 935 hogares encabezados por hombres con hijos y sin cónyuge, lo que representa un crecimiento de 15 por ciento comparado con su medición 2014-2017.

Asimismo, en los hogares familiares en el 73 por ciento se reconoce como jefe a un hombre y el restante por una mujer y en el 82.4 por ciento de los jefes hombres son económicamente activos.

Pero ser «papá luchón» no solo es un dicho porque en la realidad asumir el rol de padre y madre para educar a los hijos y al mismo tiempo tener que trabajar para proveer de alimentos y vestido no es nada fácil.

Carlos Cozatl, es periodista y papá soltero del pequeño Matías, de cinco años de edad, ha tenido que enfrentar esta la gran responsabilidad criar y educar ante las complicaciones que genera el estrés de la profesión y la emergencia sanitaria.

«Lo que más se nos ha complicado con esta pandemia es poder realizar sus tareas y atender sus clases en línea y al mismo tiempo atender las ruedas de prensa pero lo hemos podido sacar adelante».

Aunque, a decir de Carlos, estas complicaciones se vuelven insignificantes cuando se comparan con las alegrías y satisfacciones que provoca el ver crecer a un hijo así como el aprendizaje para ambos con el paso del tiempo.

«La mayor alegría que me ha dado es haber nacido porque desde hace cinco años me ha hecho una mejor persona y desde que me regala una sonrisa y se pone a jugar conmigo o se interesa en mis cosas y me explica las cosas».

Pero no todo es alegría porque también existen miedos y temores, generados por la profesión que desempeña, Carlos, y que lo han hecho pensar que vendrá en un futuro siendo el responsable de un pequeño.

«Mi temor es qué va pasar después porque ahora me tiene a mí, pero si llego a faltar qué será de él y es un miedo no solo para mí sino para cualquier padre de familia, pero más siendo papá soltero es lo que más te puede preocupar».

No obstante, a estos temores, su principal objetivo es formar a una persona con valores y sensible con la gente dejándole como legado o herencia un buen ejemplo como ser humano.

«La herencia que le pudo dejar es la educación porque creo que es lo que más vale, que sea una buena persona y pese a cualquier circunstancia respete a los demás. No estamos en una época para dejar de ser indiferentes y lo que me gusta es que se interesa por las personas».

El Día de Padre no debería ser una celebración de una sola fecha al año sino día a día reconociendo el esfuerzo que hace un hombre responsable para sacar adelante a sus hijos sin importar las adversidades o los sacrificios que deba hacer por hijos.

Fotografías: Especial
Portada: Freepick

Lo más visto

Quizá te interese

Check in

El mundo maya

En tiempo real

¡Por fin mejorarán semáforos!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: