El Heraldo de Puebla

La ciudad en el futuro

Ernesto Ordaz Moreno

“Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano” (Pablo Neruda)

El ser humano, para sobrevivir, siempre ha buscado estar unido, en grupo, por eso se conformó en tribus, aldeas, pueblos, ciudades, Estados. El sedentarismo apostado en una localidad no es nuevo pues existen ejemplos de ciudades de más de cinco mil años. Las personas, en décadas recientes, se movieron para vivir en ciudades, dejando atrás la vida rural o de campo. Derivado del creciente industrialismo y capitalismo se provocó que las personas apostaran por vivir en ciudad, signo de libertad, de democracia, tal como una poli griega.

                En este siglo veintiuno se espera que para el 2030 el 60% de la población radique en una ciudad y con los años, mayor cantidad de población estará viviendo en ciudades, las que se conformarán como tal, otras serán metrópolis, otras se agruparán en megalópolis y quizá se llegue a tratar de las “ciudades mundo”.

En ese sentido, el futuro desarrollo de las personas está ubicado en la vida urbana. Por ello, debemos cuestionarnos y analizar, qué tipo de vida queremos para nosotros y para nuestras futuras generaciones.

Las ciudades traen aparejada contaminación auditiva, visual, del agua y del aire. El tráfico y la vida rápida genera mala alimentación (“fast food”) así como stress, violencia, marginación, desigualdad, alta densidad habitacional, además de una gran soledad. El crecimiento de las ciudades arrasa con tierras y las incorpora a su “desarrollo urbano” pero se genera, a la par, acaparamiento de tierras para el “futuro próximo desarrollo”; se construyen desarrollos verticales o fraccionamientos los que representan un aislamiento dentro de la propia ciudad; los que dejaron la vida del campo llegan a la ciudad y se acomodan en zonas marginadas en las que se frustran por no ser incorporados. Resulta paradójico pero el individualismo provocado por el capitalismo también disuelve a la sociedad.

En ese contexto, la vida en ciudad se ha vuelto tan compleja y difícil como la vida del campo, incluso hay personas que después de vivir en el bullicio citadino, se mudan a zonas rurales, huyendo de la violencia o de la marginalidad urbana. Sin embargo, en la vorágine de la vida debemos detenernos y considerar que todo debe tener como fin a la persona, al ser humano. Si el objetivo de las ciudades era concentrar lo económico y lo intelectual, con servicios públicos que hicieran mejorar el nivel de vida entonces ¿por qué razón no procuramos mejorar la calidad de vida en la ciudad?

La sociedad ha reclamado como Derecho Humano la protección a la salud, a su seguridad, al medio ambiente sano, a que la familia pueda disfrutar de vivienda digna y decorosa, a la cultura física y a la práctica de un deporte, así está protegido por nuestra Constitución Política (artículo 4) y, en ese sentido, las ciudades, como centros de desarrollo de personas, permiten el eficaz ejercicio de estos derechos.

La vivienda del futuro está configurada para desarrollarse dentro de las ciudades, primordialmente, y buscará que las construcciones habitacionales sean dignas y decorosas, aclarando que el derecho a la vivienda es del individuo tenga o no familia.

Las ciudades del futuro se conformarán bajo las características de ser sustentables, ecológicas e inteligentes, es decir, resilientes, en donde exista una gran participación de la ciudadanía, además de buscar integrar las zonas de producción rural a los beneficios urbanos, recobrando la importancia esencial que tienen, pues su producción está destinada al mercado urbano, dado que la tendencia será la creación de una “urbe global”.

En efecto, la responsabilidad de los ciudadanos es trascendente para la evolución de las ciudades, es por ello que en las metrópolis modernas ya se ha encontrado en el ciclismo una medida no sólo para efectos de transporte sino para mejorar la salud mental y física con la disminución de la contaminación del aire, incorporando en su arquitectura, vías exclusivas para ciclistas, junto con medidas para que las personas desarrollen su vida cerca de su trabajo, mejorando la movilidad y reduciendo el stress, ya que las ciudades tienen como objetivo mejorar la calidad de vida.

Así, se tendrá que darles prioridad a los ayuntamientos dotándolos de mayores y mejores herramientas jurídicas y económicas-sociales para que puedan tener una mejor comunicación con los ciudadanos, resuelvan con efectividad sus necesidades y se logre una armonía plena en la ciudad. Eso sí, una gran responsabilidad de los funcionarios de gobierno municipales conlleva sanciones más rígidas para quienes se alejen de la ética y cometan actos contrarios a los planes, proyectos y normas jurídicas.

Toda vez que el desarrollo de las personas se realizará en las ciudades, que éstas conjuntarán la mayor cantidad de población, y este crecimiento urbano no se detendrá, entonces, debemos hacer los cambios de pensamiento positivo lo antes posible, en el entendido que los cambios, lo desconocido, nos genera miedo; por eso, debemos informarnos, educarnos para el ciudadano del futuro que deberá contar con características muy puntuales: responsable, participativo, respetuoso de la ecología, capacitado en algún lenguaje informático, consciente de las tecnologías, empático, de comunicación asertiva y resiliente.

Hoy, más que nunca, tu participación es trascendente, sé un ciudadano ético y ejemplar. Las ciudades del Estado de Puebla son de gran importancia, por su gente, por su cultura, colabora para que salgamos de esta situación de pandemia, actuemos responsablemente para poder salir adelante en los múltiples proyectos que, en breve, serán una realidad. ¡Cuídate, cuídame! Recuerda que “Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de donde viene; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a donde van” (José Ingenieros) ¡Sé parte del mañana! ¡Sé un ciudadano del futuro!

@ernestordaz

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: