El Heraldo de Puebla

Esencia jurídica

T-MEC

Lic. César Sotomayor

El pasado primero de julio entró en vigor el T-MEC, una buena noticia sin duda para el país en el mar de las malas que todos los días recibimos. El antecedente directo es el TLCAN (firmado en noviembre de 1993 y entró en vigor el 1° de enero de 1994) con el que se buscó acercar a México con Norteamérica, realmente somos un país que está en el centro de América, como es el caso de Turquía que esta entre Asia y Europa, así cuando México tuvo que escoger entre América del norte y América del sur, acertadamente escogió a Norteamérica para con ello ingresar al mercado más grande del mundo en su momento.

El T-MEC es un tratado de libre comercio, es decir, un acuerdo comercial vinculante de gobiernos que suscriben dos o más países para acordar la concesión de preferencias arancelarias mutuas y la reducción de barreras al comercio de bienes y servicios. Concretar el T-MEC implicó un año de negociaciones complicadas entre los tres países, con el amago permanente de los Estados Unidos de salirse del Tratado bajo el argumento que era un acuerdo comercial contrario a los intereses de ese país. Finalmente se firmó el 30 de noviembre de 2018 en el marco de la cumbre del G-20. El poder legislativo mexicano fue el primero en aprobar el acuerdo, pero fue necesario esperar 19 meses para que los congresos de Canadá y Estados Unidos hicieran lo propio.

Actualmente México cuenta con una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países, 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países y 9 acuerdos en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración. Adicionalmente participamos activamente en diversos foros multilaterales y regionales para impulsar un sistema de comercio sólido que dé mayor certeza al intercambio comercial y a los flujos de inversión extranjera directa.

Estos son algunos de los cambios clave en el T-MEC en beneficio para México: Con el TLCAN, se exigía que un 62.5% de la producción de un automóvil ligero fuera hecho en alguno de los tres países para tener acceso a aranceles preferenciales. Pero con el T-MEC se elevó al 75%.

En el sector farmacéutico se aumentaron las barreras de acceso a los medicamentos genéricos y biocomparables. En la práctica, las farmacéuticas mexicanas quedan más protegidas en relación a la competencia que supone el ingreso de medicamentos genéricos.

En materia laboral el nuevo tratado contempla un anexo en el que los tres países se comprometen a adoptar y cumplir normas y prácticas laborales conforme a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo. Sin embargo, no está claro cómo ese compromiso se va a traducir en acciones concretas. Antes de entrar en vigor fue necesario que México modificara sus leyes laborales para incluir el derecho de los trabajadores a participar en actividades de negociación colectiva, y crear organismos independientes para el registro de elecciones sindicales.

En el sector energético, no hay mayores cambios en telecomunicaciones o la industria petrolera. Lo mismo ocurre con la agricultura, dado que «Estados Unidos podrá seguir vendiendo el maíz a un precio más bajo porque está subsidiado». En otra área, el tratado incorpora una cláusula que establece que los integrantes del pacto deben informar a los otros miembros sobre sus intenciones de iniciar un tratado de libre comercio con algún país que no opere bajo condiciones de libre mercado.

A convocatoria de los Estados Unidos el próximo día ocho de julio, en Washington acudirá el presidente de México en su primera gira internacional, a reunirse con su homólogo de Estados Unidos solamente, toda vez que el primer ministro de Canadá, canceló su asistencia. Sin embargo, parece incongruente que el presidente López Obrador asista a impulsar un tratado de comercio cuando no se han respetado acuerdos en 18 meses con empresas extranjeras que invierten en el país, desde el nuevo aeropuerto, la cervecería de Constallation Brands y los múltiples acuerdos energéticos. Esto nos dice que las inversiones serán más volátiles, de las que entran y salen con un costo financiero más alto para las finanzas mexicanas.

La única forma de garantizar que las inversiones extranjeras sean aquellas que generen infraestructura y empleos de largo plazo es que el gobierno sea un verdadero garante del Estado de Derecho y del respeto irrestricto a la ley, con la finalidad de dar certeza y tranquilidad a los inversionistas. Es sencillo si hay inversión física en México difícilmente se ira y los beneficios serán a mediano y largo plazo.

Lic. César Sotomayor S.
Notario Público, Mediador Certificado por el TSJEP y profesor académico de la ELDP

Lo más visto

Quizá te interese

Garantiza Esparza uso adecuado de los recursos BUAP

Tras el anuncio de denuncias de la Auditoría Superior del Estado, el rector de la BUAP se dijo dispuesto a solventar observaciones, siempre que no respondan a otro tipo de intereses particulares

Puebla, cuarto lugar en comercio al por menor

Puebla registró un repunte positivo en ingresos, valor de mercancías compradas y remuneraciones en el rubro de comercio al por menor

Trabajarán en Canadá 200 poblanos

En el proceso de reclutamiento se inscribieron 350 aspirantes, entre hombres y mujeres

Suspende CCE cena anual por COVID-19

El evento virtual se desarrollará el próximo jueves 3 de diciembre a las 8 de la noche y el donativo para participar será de mil 500 pesos

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: