El Heraldo de Puebla

Check in

Brujas (Bélgica)

Alejandro Cañedo

Hay lugares que siempre están en la mente del viajero, uno de ellos es Brujas, la pequeña ciudad que refleja tranquilidad, romanticismo y alegría. Ubicada muy cerca de la Capital de Bélgica, Bruselas, es ideal para visitas de un día o con más pausa si es que deciden pasar la noche. De los viajes que he podido hacer, todavía recuerdo la tarde que pase en la plaza central de Brujas en el verano de 1989, y que disfrutando una cubeta de mejillones, vi pasar un tiempo que quisiera volver a tener.

Hace 800 años, Brujas era la primera gran capital del Condado de Flandes y una de las principales ciudades comerciales de Europa. Actualmente, dentro de las murallas de la ciudad se puede contemplar una enorme cantidad de monumentos y tesoros artísticos. Las murallas, torres y puertas de acceso a la ciudad medieval se conservan prácticamente intactas. Desde hace algunos años el tráfico de vehículos se regula en favor de los peatones. Por eso es recomendable dejar el coche en alguno de los lugares de aparcamiento, situados a un paso del centro. La forma más adecuada de visitar Brujas es a pie para poder disfrutar pausadamente de todos sus encantos. También puedes optar por un paseo en barca recorriendo sus canales medievales, durante el cual podrás contemplar la belleza de esta ciudad con una perspectiva diferente.

¿QUÉ VISITAR?

El corazón de Brujas se encuentra en el Grote Markt o Plaza Mayor, circundada por espléndidas fachadas como las del Palacio Provincial, el salón de los tejidos o » De Lakenhalle» y el imponente monumento conocido como Atalaya, símbolo de la libertad y de la autonomía de Brujas. En la Basílica de la Santa Sangre, del siglo XII, situada en el fortín (Burg), se guarda la reliquia de la Santa Sangre de Jesucristo. La Catedral de San Salvador, por su parte, es la iglesia parroquial más antigua de Brujas. La Iglesia de Nuestra Señora tiene la torre de ladrillo más alta de la ciudad.

No dejes de visitar el Centro y Escuela de Encaje, donde se puede aprender a hacer encaje de bolillos y visitar el museo. Otra de las visitas imprescindibles en Brujas es su apacible Beaterio, una reminiscencia de la Edad Media en pleno corazón de la ciudad.

Brujas te sorprenderá por su nutrido calendario de acontecimientos culturales. Uno de los más llamativos es la Procesión de la Santa Sangre, al final de la primavera. También valen la pena las Fiestas de los Canales, o «Reiefeesten», que se celebran cada tres años y rememoran la época medieval en Brujas. Durante el famoso Cactus Festival, que tiene lugar en el romántico parque Minnewater, se pueden escuchar conciertos de blues, reggae y música étnica.

Y si buscas una alternativa a las rutas más frecuentadas, en las afueras de Brujas encontrará tranquilos senderos, verdes prados y coloridos paisajes. No se pierdas la pequeña localidad de Damme, a sólo 30 minutos en barco por uno de los canales más bellos de Flandes.

CLIMA: Brujas posee un clima continental caracterizado por inviernos fríos y húmedos y veranos no demasiado calurosos. Temperatura promedio: 10ºc.

@alecanedop
Alejadro Cañedo Priesca

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: