El Heraldo de Puebla

Las pistas del emprendimiento

La empresa centrada en la persona humana

Roberto Quintero

Fue en el año de 2016 que el Papa Francisco visitó México y como buen jesuita, no escogió un lugar como las zonas de Angelópolis o Polanco para el encuentro con el sector empresarial; en su lugar decidió ir a donde más se necesita su mensaje, a Ciudad Juárez, Chihuahua, la ciudad de la maquila, la ciudad de las desaparecidas de Juárez.

Cientos de empresarios y líderes empresariales de todo el país tuvimos la oportunidad de escucharlo. Momentos antes de que el Papa tomara la palabra, se invitó a una familia de clase obrera de Juárez a que compartiera su testimonio con nosotros, la familia pasó al frente a ser escuchada por el sector empresarial de todo el país.

La mamá fue quien tomó la palabra y su discurso fue demoledor:

«Agradecemos las fuentes de trabajo que nos brindan, pero queremos hacerles notar que en aras de la productividad y de la competitividad, sus condiciones laborales están convirtiendo a los hogares en simples dormitorios, los sueldos obligan a que ambos padres tengan que salir a trabajar en empresas donde hay hora de entrada, pero no de salida. Queremos Paz, Justicia y condiciones laborales que nos permitan atender a nuestra familia».

El silencio inundó el auditorio.

Posteriormente el Papa Francisco nos compartió su mensaje. Comparto algunas frases que me movieron como empresario, pero sobre todo como persona:

– «Las guerras se van gestando de a poquito en poquito por la mudez y el desencuentro».
– «Uno de los flagelos más grande para los jóvenes es la falta de trabajo sostenible y proyectable».
– «La mejor inversión que se puede realizar es invertir en la gente, en la familia».
– «El empresario debe evitar convertirse en el esclavista de nuestros días, arrastrado por el mar seductor de la codicia».
– «En ocasiones tenemos que perder para que todos ganen».

Evitemos gestar desencuentro en nuestro entorno, todos somos empresa y todos somos México. La empresa la formamos juntos, en comunidad.

Este mundo a veces nos quita la capacidad de soñar, de la gratuidad y como dice mi amigo Rubén, la vida es un viaje corto.

Aprovechémoslo al máximo siendo felices y procurando la felicidad en los demás.

En algún momento, todos hemos llegado a perder de vista la base humana de las personas que trabajan con nosotros y conforman nuestra empresa, enfocándonos más en la productividad, el rendimiento y el cumplimiento de objetivos, cuando somos más que eso.

Lo más visto

Quizá te interese

Los largos nueve meses

¿Cómo ha impactado hasta ahora la pandemia la vida de las mujeres?

Palabra de tigre

Hace agua el gobierno

En tiempo real

¡Basta!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: