El Heraldo de Puebla

Punto y aparte

Aborto legal ¿ya?

Maritza Mena

Nuestra libertad termina cuando inicia de la de los demás, decía Jean-Paul Sartre, principio aplicable a toda decisión que el ser humano toma a diario y mantiene el equilibrio de una sociedad al permitir la coexistencia de opiniones y preferencias diversas, más si se trata de la vida del otro. 

El caso de la iniciativa de Ley para despenalizar el aborto y para elevarlo a rango de derecho, supone una transgresión en contra de un tercero, pues da facultades a las mujeres para decidir suspender la vida de un ser independiente. 

Si bien la ciencia ha pasado al campo de la filosofía la decisión de indagar desde cuándo inicia la vida, al tercer mes de embarazo el estómago, hígado, los pulmones y el páncreas del nuevo ser humano están formados; además, parte de las características de las células es estar vivas porque se alimentan, crecen y se reproducen. La misma lógica se aplicaría al cigoto. 

La propuesta de suspensión del embarazo presentada en el Congreso Local a principios de este mes quiere integrar a la Ley que las instituciones públicas de salud del estado de Puebla realicen la interrupción legal del embarazo de forma gratuita y en condiciones de calidad, cuando la «mujer esté interesada». Si cuentan con menos de 12 semanas de gestación.  

Lo anterior supone que la mujer puede realizarse un aborto a voluntad y no porque exista una razón que la obligue a tomar esa decisión. 

Actualmente el Código Civil del Estado de Puebla prevé la suspensión del embarazo cuando es producto de una violación, la mujer embarazada corre peligro de muerte o por imprudencia, es decir, cuando existe una transgresión de por medio a la libertad del otro. 

Legislar para dar albedrío a un sector de abortar sin una razón determinante de por medio transgrede el derecho a vivir de un nuevo ser humano, y si nos adentramos en el campo de la filosofía existen coincidencias desde el antiguo pensamiento cristiano en el occidente pasando por doctrinas orientales, acerca de que interrumpir el embarazo es equivalente a un asesinato porque la vida inicia incluso antes de la concepción.  

En un mundo posmoderno y subjetivo es fácil adoptar una corriente de pensamiento y más si se impone como una sola verdad usando el escándalo, sin analizar a fondo las repercusiones, en este caso dar facultades a una mujer de decidir sobre la vida de un tercero.  

Actualmente el uso de la tecnología permite el intercambio de información y facilita la difusión de programas para que mujeres y hombres ejerzan una sexualidad responsable para evitar embarazos no deseados, pero es un camino no tan fácil como lo puede ser dar libertad a un sector para transgredir a otro.  

@MaritzaMena7 

Lo más visto

Quizá te interese

Vivir: deporte extremo

Ernesto Ordaz Moreno “Si la educación te parece cara, prueba

Panorama internacional

El G20 y la Inutilidad de la Cumbre Virtual

El confesionario

Lupita Jones del universo al infierno

En tiempo real

Avalan alianza del PAN, pero…

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: