El Heraldo de Puebla

Desechan periodo extraordinario en Congreso; Huerta y Toledo se salvan de desafuero

La falta de acuerdos entre los grupos parlamentarios impidió una vez más que prosperara el dictamen para convocar a un periodo extraordinario de sesiones en la Cámara de Diputados, para desahogar el trámite del desafuero de los diputados federales Saúl Huerta, de Morena, y Mauricio Toledo, del Partido del Trabajo (PT), así como el juicio de procedencia contra el fiscal de Morelos, Uriel Carmona.

Tras un intenso debate, el Pleno de la Comisión Permanente sometió a votación un dictamen que ya había sido devuelto a comisiones hace dos semanas, pero que la Mesa Directiva revivió para tratar de concretar el extraordinario no solo en San Lázaro, sino también el el Senado, para prorrogar la entrada en vigor de la reforma en materia de outsourcing y la ratificación del nuevo secretario de la Función Pública, Roberto Salcedo.

La votación fue de 20 votos a favor, 12 en contra y tres abstenciones, con lo que no se alcanzó la mayoría calificada, que necesitaba de por lo menos 24 votos en pro, lo que desnudó la división entre los legisladores de la Cuarta Transformación, pues aunque en tribuna Morena había dicho que estaba de acuerdo con el extraordinario, en los hechos algunos de sus integrantes votaron en abstención, como las senadoras Bertha Caraveo y Lilia Margarita Valdez.

En contra también votaron los legisladores del Partido del Trabajo, en apoyo al diputado a Mauricio Toledo, y de Movimiento Ciudadano, lo que se veía venir desde las discusiones en comisiones.

La sesión no estuvo exenta de desaseo, pues una vez que se votó en contra del periodo extraordinario, el presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez Aguilar, de Morena, solicitó a la secretaria Elvia Marcela Mora, del Partido Encuentro Social (PES), que preguntara a la Asamblea si se desechaba el dictamen o se regresaba a comisiones.

La Secretaría realizó la consulta e informó que la mayoría se pronunció por desecharlo.

“En consecuencia, se tiene por desechado el dictamen. Archívese como asunto concluido”, instruyó el presidente. Sin embargo, legisladores de Morena protestaron al argumentar que era falso que la mayoría votara por el desechamiento y pidieron que se repusiera el procedimiento. Senadores de oposición, como la priista Claudia Ruiz Massieu, alegaron que sería ilegal reponer un procedimiento que ya ha concluido, pero el senador Ramírez Aguilar ordenó consultar nuevamente al Pleno, con lo que al final, el dictamen fue regresado a la Primera Comisión.

Extraordinario fue debatido sin consensos 

Pese a las serias diferencias y la falta de consenso sobre un periodo extraordinario, el tema, que prácticamente estaba muerto, fue llevado al Pleno de la Comisión Permanente.

Sin un dictamen actualizado, pues se presentó uno que fue regresado a comisiones hace dos semanas, la Mesa Directiva sometió a consideración del pleno la propuesta de extraordinario en San Lázaro para el desafuero de los diputados Saúl Huerta, de Morena, y Mauricio Toledo, del Partido del Trabajo (PT), además del fiscal de Morelos, Uriel Carmona.

El presidente de la Mesa Directiva incluyó en el dictamen la solicitud de extraordinario en el Senado para las modificaciones legales que permitan prorrogar un mes la entrada en vigor de la reforma en materia de outsourcing, la ratificación del secretario de la Función Pública, Roberto Salcedo, y la ley secundaria relacionada con la revocación del mandato, entre otros temas.

De entrada, el Grupo Parlamentario del PAN anunció que la propuesta de la bancada mayoritaria no tendría su respaldo y acusó a Morena de una jugarreta para impedir el desafuero de un diputado acusado de violador sexual y de otro señalado de enriquecimiento ilícito.

El senador Damián Zepeda se dijo sorprendido por tanta simulación y tanta “maroma” de Morena para evitar que los desafueros avancen, por lo que advirtió que su partido no sería “comparsa ni tapadera de nadie”.

“Es tan evidente que hay un pacto de impunidad en donde se está buscando protegerlos, y se inventan una y otra y otra maroma para tratar de forzar a que la oposición diga que no al periodo extraordinario. (…) Se está haciendo todo lo humanamente posible para que no haya extraordinario, denunció.

Damián Zepeda advirtió que Morena “quiere patear el bote” porque en septiembre cambian los votos con la nueva configuración de la Cámara de Diputados, y con un mayor número de integrantes, la bancada del PT podrá impedir el desafuero de su compañero Mauricio Toledo.

En respuesta, la senadora Mónica Fernández y la diputada María de los Ángeles Huerta, ambos de Morena, acusaron a la oposición de mentir y de tratar de manipular el tema del extraordinario.

Mónica Fernández aseguró que su bancada quiere justicia y que se le retire el fuero a los legisladores que tienen señalamientos y avisado es por la presunta comisión de delitos.

“Ya estuvo bueno de que estén siempre tratando de confundir y engañar a la sociedad. Morena ha estado de acuerdo en este dictamen desde el primer momento. Ya basta de manipulaciones, basta de mentir, Morena quiere justicia”.

Fuente: El Universal

 

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!