El Heraldo de Puebla

Hablemos del hombre

Un nuevo paisaje que descubrir

Carolina Gómez Macfarland

Cuántas historias escuchamos en relación al inminente y saludable hecho de salir de casa. De vivir en otro lugar, intentando ser independiente de los padres, autónomos, haciendo realidad los propios sueños.

Pero aún sonando tan fácil y tan hermoso, este proceso genera angustia en todos los miembros de la familia: en el hijo que se va, por sentir que abandona a los padres, y en los hermanos y padres, por la pérdida que deben enfrentar.

Ningún momento decisivo de vida es sencillo, exige un grado de madurez que no siempre se tiene, y aunque existiera, nada evitará el sufrimiento, conflictos, y en este caso, un gran sentimiento de traición y de culpa.

Sin embargo, el hombre tiene la enorme capacidad de resignificar experiencias, creencias y sentimientos si así lo quiere.

Y tal vez, un poco más o un poco menos, ésta puede ser una manera de acomodar una por demás difícil salida del hogar paterno, agradecido y con mucho amor a la vida:

A mis padres:

“Han pasado 29 años ya desde que nos vimos por primera vez. Así como te saltó el corazón de felicidad, yo sentí la más grande ilusión por saber qué me esperaba afuera, y finalmente conocer a esa mujer que solo escuchaba y sentía. Entusiasmado por saberme amado y esperado, por sentir tanta seguridad al estar en tus brazos.

Siempre observando tu sonrisa y regocijándome con ella. De la misma forma, pude entregarte la mía, una especie de complicidad, de enamoramiento y de éxtasis.

Claro está, que había alguien observando estas eternas escenas de amor, siempre con dulzura y con una postura de atenta protección a ambos, era papá.

Hasta ahora parece que esas escenas de amor no tienen fin. Parece como si los tres fuéramos a estar juntos siempre, siendo uno solo. He sido un niño tan amado que apenas puedo describir lo que siento.

No sé cómo expresar tanta felicidad y sobre todo tanto agradecimiento.

Me fortalecí, crecí, me divertí, me reí hasta el cansancio y aprendí a disfrutar la vida. Recibí esas caricias que tanto necesita el ser humano. Y gracias a eso, sé que es posible el amor en la humanidad.

Por eso ahora, me es difícil continuar el camino de una manera diferente.

Me resisto a descubrir otras cosas que, aunque mi razón comprueba que son emocionantes, me provocan miedo. No quisiera hacerlo sin ustedes, sin embargo, más ya no puedo pedir.

Recibí más de lo necesario para ahora compartirlo y multiplicarlo y entonces, hacer feliz a alguien más.

Sé que el mismo miedo y el mismo dolor, o tal vez más, lo sienten ahora ustedes.

Eso puede aumentar mi sufrimiento, y aún más mi culpa. Culpa por un abandono que se dará, aunque sepamos que no es intencional.

Tal vez me cueste trabajo hacer esto y tal vez a ustedes también, o quizá me equivoque, pues pueden estar ya desesperados porque yo salga del nido.

Sin embargo, me parece justo decirles, que mis alas están listas para ser abiertas en este momento, para volar y descubrir un nuevo paisaje.

Ustedes, han hecho un excelente trabajo. Han hecho de mi un ser humano fuerte, capaz y sensible.

No me queda más que agradecer y demostrarles que esta persona que tienen enfrente a ustedes, cuenta con todas las herramientas que la vida le dio, para construir su propia historia.

Con muchos proyectos para mi vida y para la suya, pues a ustedes les esperan todavía más aventuras por vivir, y también de eso quiero aprender.

Gracias de nuevo, y permítanme regresarle al mundo, aunque sea un poco de lo que ustedes me han dado. Siempre seré su hijo y ustedes siempre serán mis padres.

Los amo con toda el alma…Carlos.

Si entendemos este proceso como parte de nuestro crecimiento, descubriremos también cuál es nuestra misión y podremos dar entonces,  lo que hemos venido a entregar a la humanidad.

Y RECUERDEN, TODO SALDRÁ BIEN AL FINAL. Y SI LAS COSAS NO ESTÁN BIEN, ENTONCES, TODAVÍA NO ES EL FINAL.

Centro de Psicoterapia Puebla

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: