El Heraldo de Puebla

Tendencia boomerang

Los millennials, la generación más grande y complicada del mundo

Leobardo Rodríguez

Han sido complicados hasta en su definición, son divergentes por naturaleza, crecieron con la cultura de cuestionar todo, empezando por la autoridad.  La complejidad para definir a esta generación ha hecho que no exista un criterio único; contamos con un intervalo generalmente aceptado que encuadra a los nacidos entre 1981 y 1995, es decir, hoy tienen entre 39 y 25 años, nada más que eso.

De acuerdo con proyecciones de la consultora Deloitte, para 2025, esta generación representará el 75% de la fuerza laboral en el mundo, lo que los convierte en la generación más grande de consumidores y usuarios; son digitales, hiperconectados y con alta consciencia de los valores sociales y éticos.

Las propias modificaciones generacionales que se han dado desde la década de los ochenta provocaron que cada vez más jóvenes millennials accedieran a nuevos niveles educativos, las tecnologías de la información ofrecieron posibilidades infinitas para acceder a grados superiores y técnicos. Esta realidad, también ha provocado que los millennials sean una generación sobre diagnosticada, los empleadores se preguntan con mucha frecuencia ¿cómo atraer, retener, empoderar y dirigir millennials? Muchas empresas piensan que encontrar un millennial productivo es sinónimo de encontrar al Monstruo del Lago Ness, Pie Grande o un dragón que escupe fuego. Sus detractores afirman que quieren un ascenso inmediato tras el primer mes de trabajo; creen que son mejores que tú en tu profesión; renunciarán en cuanto algo les moleste y son la generación del “primero yo”, y aunque todas estas características están instaladas en la mitología millennial, son eso ¡mitos!

Chriss Tuff, socio de la empresa de consultoría 22squared con sede en la ciudad de Atlanta, quien se ha especializado en motivar y trabajar con equipos integrados mayoritariamente por jóvenes de esta generación, publicó en 2019 “The Millennial Whisperer”, que en este 2020 llegó a México como “El encantador de Millennials” publicado por editorial Aguilar; promete ser un manual de estrategias prácticas enfocadas en la productividad, para trabajar y motivar a la generación más grande del mundo.

En la primera parte, Tuff se esfuerza por destruir los mitos que rodean a los millennials, los califica como estereotipos y nos reta a hacer una búsqueda en Google para observar lo que nos lanza el buscador cuando tecleamos “los millennials son…”, descubrimos que la mayoría de las predicciones corresponden a ideas predispuestas sobre esta generación, la mayoría son negativas. Estos estereotipos lastiman más a las organizaciones que a los propios millennials, ya que reducen la posibilidad de contar con su talento, porque se presupone que no serán buenos elementos. Entre los mitos más recurrentes que cita el autor, está el que refiere que estos jóvenes son pesimistas, para derrumbarlo, cita una encuesta realizada por la misma empresa Deloitte en 2018 a 10 mil 400 millennials, los resultados fueron sorprendentes, el 45% de ellos en más de 36 países, espera que la economía mejore en los próximos años; más del 20% tiene un segundo empleo; 12% no tiene planes de retirarse en ningún momento. En resumen, al parecer, los millennials son todo lo contrario de lo que Google y Facebook nos dice de ellos, son trabajadores y optimistas. 

Hechas estas precisiones, el encantador de millennials sostiene que hay tres cosas que debes hacer como líder para sacar toda la ventaja de tu equipo millennial. Primero, inspira a tu fuerza laboral, esta inspiración se da cuando saben que la empresa para la que trabajan se toma en serio un impacto en el mundo; segundo, crea una cultura de transparencia, es importante que tengan claro el rumbo del proyecto, el propósito del negocio y el rol que juegan en la cancha; tercero, dales autonomía en la estructura, los millennials necesitan dirección, pero también libertad.

Cada capítulo nos entrega diversas alternativas para lidiar con esta generación: cómo crear una cultura para el desarrollo de esta generación en las empresas, las técnicas para atraer a los millenials adecuados, cómo se puede mantener su compromiso a tope, de qué maneras se puede gestionar la ansiedad, cuáles son los mecanismos adecuados para reconocerlos y premiarlos, modos de sacar lo mejor de ellos, métodos para diseñar un sistema de promoción y lo más importante, de qué manera se puede mantener la moral millennial.

Como todo, se tiene que saber si vamos en la dirección correcta, Tuff plantea tres cosas que debes considerar para determinar si implementaste las estrategias adecuadamente: las cosas se pueden medir, las cosas se pueden sentir, las cosas se pueden observar. Al final del libro, el autor nos dice que sí un día estás en Instagram pasando imágenes de gatos, cocteles al atardecer cuando, de repente, te topas con una publicación de tu compañía con un hashtag que muestra a un orgulloso millennial en tu lugar de trabajo, o lo ves usar el chaleco de la empresa o pegar un sticker de la organización en la parte trasera de su auto, ¡Bingo! Eres un encantador de millennials.

Twitter: @Leobardorj

Lo más visto

Quizá te interese

Hablemos del hombre

Una dosis de música para curar el alma…

El mundo iluminado

Independencia para esclavos

Policortos

Silvestre Salazar Aguilar MATÓ A su hermano y finalmente fue

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: