El Heraldo de Puebla

Forma y Fondo

Las hermanas de Mozart y Mendelssohn

Por Leticia Montagner

Dos hermanas de dos grandes músicos como Wolfgang Amadeus Mozart y Félix Mendelsshon, por su condición de mujer, fueron excluidas del éxito. Ambas eran geniales y prodigiosas.

El genio necesita ser nutrido y reconocido. Han existido mujeres extraordinarias dedicadas a la música en cada generación, pero su potencial se desperdició porque la gente no estaba dispuesta a ver su talento.

Maria Anna Mozart fue hermana del brillante y prolífico compositor. Ella podría haber sido su igual si su talento se hubiera dejado moldear. Wolfgang, nacido en 1756, empezó a tocar música a los 3 años, a los 5 había actuó para la realeza, escribió su primera sinfonía a los 8 y siguió con 40 sinfonías más y unas 600 piezas.

Fue impulsado por su padre, Leopold, quien lo llevó de gira por Europa y lo presentó a compositores y músicos que lo asesoraron y alentaron. La hermana mayor de Mozart, Maria Anna, conocida como Nannerl, tenía un talento extraordinario, tocaba el antepasado del piano, el clavicémbalo. Salía de gira con su hermano cuando ambos eran muy jóvenes.

Algunos informes dicen que era mejor que su hermano pequeño, que él la idolatraba y aprendía de ella. A los 12 años, fue considerada una de las mejores concertistas de Europa. Pero realmente no importaba. Una vez que llegó a la adolescencia, su padre consideró inapropiado que actuara más y la envió a casa para casarse. Maria Anna no se rebeló y no dejaron brillar sus genialidades.

Ese tipo de mujeres a menudo han tenido que encontrar soluciones alternativas para que su talento se destaque. Fanny Mendelssohn, una compositora del siglo XIX, publicó gran parte de su trabajo bajo el nombre de su hermano, Felix, quien explicó que simplemente la estaba protegiendo.

Fanny era prodigiosamente talentosa y con Felix, compartieron tutores y profesores de música cuando eran jóvenes. A los 14 años, su padre, Abraham Mendelssohn, le envió una carta explicándole que Felix podía seguir adelante y tener una carrera en la música, pero ella no.

Fanny se le ocurrió la gran idea de realizar reuniones musicales los domingos por la tarde en su casa, con 200 personas. No era un escenario público y se consideró aceptable por la sociedad.

Después se armó de valor y publicó artículos con su nombre. Nadie se horrorizó de una mujer que escribía, obtuvo buenas críticas, fue feliz pero murió poco después.

A Nannerl no le fue mucho mejor. Se casó, se hizo cargo de la familia y murió sola a los 78 años.

Nannerl y Fanny tuvieron que dar un paso atrás para que Wolfgang y Felix pudieran convertirse en músicos de gran fama.

Sin duda, son ahora un ejemplo para las mujeres. Janice Kaplan escribió la historia de ellas en un artículo en el diario The New York Times.

[email protected]

Periodista. Catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la BUAP. Pionera en Puebla de noticiarios y programas de radio con perspectiva de género desde 1997.

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!