El Heraldo de Puebla

Noor

De gases y otras opciones

Por Víctor Florencio Ramírez Cabrera

En los meses recientes se ha vuelto común hablar de gas bienestar y control de precios del gas LP porque éste, principal combustible en México, ha subido de precio.

Pero ¿por qué usamos el gas? Hagamos una revisión.

Primero ¿para qué lo usamos? Para dos cosas principalmente: calentar agua para bañarnos y para cocer alimentos.

El principal componente del gas LP es el propano y en el mundo se usa cada vez más para fabricar plásticos, telas, medicamentos, eso que se conoce como petroquímica. En México lo quemamos como gas.

Pero no es el único combustible, primero que nada se usa gas LP, luego leña y luego gas natural. En esa orden la proporción.

La leña además de poco eficiente abona a la deforestación y genera daño a los pulmones, principalmente de las mujeres que lo usan en la cocina. Este es un problema de salud pública importante, sobre todo en la gente más pobre del campo. Una medida de gobierno ha sido instalar estufas de leña eficientes para disminuir tanto deforestación como daños a la salud, pero lo ideal es cambiar por gas, de inicio.

Y entonces hay dos opciones: gas LP o el gas natural. Este último tiene poca disponibilidad, pero es más seguro y se distribuye mediante tubería.

¿Por qué es mejor el gas natural? Porque es gas metano, más ligero que el aire y en caso de una fuga tiende a volar, se acumula poco y es poco explosivo. Aunque la molécula es menos eficiente que el gas LP, cuando se hace una relación de costo-eficiencia térmica, es mas económico comprar gas natural.

¿Por qué se usa poco gas natural en México? En buena medida porque la población ha sido engañada y vive con la idea de que tener ductos de gas natural es un peligro en sus casas.

La realidad es que tener gas LP en tanques a alta presión en casa es mucho más peligroso que tener ductos de gas natural. Más peligroso aun si consideramos que cada vez que se cambia el tanque es posible que personal no capacitado instale y manipule los tanques y conexiones.

No en todos lados hay disponible gas natural, pero es preferible cuando está.

El gas natural también se usa en la industria y tener disponibilidad de gas natural permite la industrialización por el bajo costo del combustible, pero esa es otra historia.

Ahora: ¿hay opciones para dejar de consumir gas a nivel doméstico?

Sí, y son muy accesibles.

A diferencia de hace 15 años, cuando la tecnología era rudimentaria y cocinar con una parrilla eléctrica era caro y peligroso, el desarrollo de la tecnología de inducción magnética permite dejar de lado el gas y cocinar con una parrilla moderna, de relativo bajo costo (en el mercado hay parrillas de menos de mil pesos) y segura (no tiene los riesgos de una resistencia eléctrica desnuda). Es tan eficiente que la industria del acero ya funde con esta tecnología, aunque obviamente con dispositivos industriales muy distintos a los domésticos.

Un punto importante es decir que la alta eficiencia de este tipo de tecnología hace que el in-cremento del recibo eléctrico por su uso sea marginal.

Calentar agua para bañarse con electricidad es energéticamente poco eficiente aún, pero con la radiación solar que hay en México el calentador solar de agua es una excelente opción.  El costo de un calentador solar de agua de buena calidad puede ser más o menos el costo de la compra de dos o tres años de gas LP, con la ventaja de que la radiación solar no tiene precio. Con buen mantenimiento, el calentador dará servicio por 15 a 20 años.

Finalmente, la sustitución de gas por otras tecnologías permite ser más limpios y aportar menos emisiones a la atmósfera, lo que ayuda en la lucha contra al cambio climático.

Un programa social podría optar por estas soluciones, pero para eso se necesita tener visión de futuro, más allá del petróleo. Soluciones como gas bienestar son en realidad parches mal puestos, derivados de entender el mundo como era hace 50 años o más.

En 1970 debía usted leer esto en papel, ahora muy probablemente lo haga en internet. El mundo cambió.

Twitter: @vicfc7

Socio de la consultoría especializada Perceptia 21 Energía.

*Noor, significa “Luz” en Arabe y es el nombre del parque solar más grande del mundo, que está en construcción en el emirato de Dubai.

Lo más visto

Quizá te interese

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
error: Content is protected !!